sábado, 7 de abril de 2018

Lula irá a prisión: "Me entregaré porque no les tengo miedo. Demostraré que soy inocente"


El expresidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, ha anunciado este sábado que cumplirá el mandato de prisión durante un discurso ante simpatizantes que le acompañan en el sindicato metalúrgico de Sao Bernado do Campo. Dirigentes del Partido de los Trabajadores, fundado por el líder brasileño, habían declarado que el expresidente podría entregarse a las autoridades tras la misa que se celebra en memoria de su esposa, fallecida el año pasado, y para la cual el exdirigente ha salido por primera vez del Sindictao Metalúrgico desde que se resguardara allí este jueves para evitar la cárcel. "Me entregaré porque no les tengo miedo. Demostraré que soy inocente", ha afirmado Lula.

"El no se va a entregar, no. Va a ser preso", dijo a medios locales el senador Humberto Costa, del PT, que apuntó que el expresidente ingresará en prisión en las próximas horas. Orlando Silva, del Partido Comunista de Brasil y exministro de Deportes en el Gobierno de Lula, también dijo que "la decisión judicial será cumplida" tras la ceremonia.

Lula ha salido este sábado por primera vez en varios días de la sede del Sindicato Metalúrgico de Sao Bernardo do Campo. Allí se acuarteló el jueves para dilatar su ingreso en prisión, después de que el juez Sergio Moro dictara un auto de prisión inmediata y le conminara a entregarse antes de las 22.00 GMT del viernes por delitos de corrupción.

Tras afirmar ese día que no se entregaría ante la Policía Federal, y finalmente no hacerlo en el tiempo otorgado por el juez Moro, Lula ha salido de la sede del sindicato para participar en una ceremonia en memoria de su esposa. El exmandatario se ha dirigido a una tarima improvisada en un camión instalado frente al recinto sindical, donde se oficiará una misa en memoria de su esposa Marisa Leticia, fallecida el pasado año, que en este día cumpliría 68 años.

El expresidente se ha mostrado tranquilo y ha estado, de nuevo, acompañado por la ex jefa del Estado, Dilma Rousseff, la cúpula del Partido de los Trabajadores (PT) y algunos de quienes fueron ministros en su gestión, como el excanciller Celson Amorim.

Miles de simpatizantes, que ya han realizado diversos actos de apoyo hacia Lula, como una vigilia en la noche del jueves —durante la que Rousseff hizo pública su intención de presentar su candidatura al Senado brasileño— saludaron al exmandatario al grito de "Lula, guerrero del pueblo brasilero".

Según informaba también el diario brasileño Folha de Sao Paulo, el exlíder político preveería la entrega voluntaria este sábado en la misma sede del Sindicato Metalúrgico, después del acto religioso, tras haber alcanzado un acuerdo con la Policía Federal, con la que había intentado negociar para que la orden de prisión se materializara el lunes.

Sin embargo, esta primera propuesta habría sido rechazada por los agentes. Finalmente, con el objetivo de evitar enfrentamientos entre los cientos de militantes, simpatizantes y sindicalistas concentrados en la sede y los agentes que sean enviados para realizar la detención, Lula se entregaría de forma voluntaria. El acuerdo incluiría que la Policía Federal envíe un coche sin insignias para recoger al exmandatario, según los abogados del expresidente, citados por Folha.
_______
Público

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin