martes, 23 de julio de 2013

La bomba incendiaria de los derivados financieros y el naufragio del Deutsche Bank

Las malas prácticas del Deutsche Bank, como todas las malas prácticas del sistema financiero, han estado siempre en el epicentro y origen de la crisis actual. El Deutsche Bank es uno de los bancos más apalancados del mundo y es también uno de los que acumula más activos tóxicos y derivados financieros. Su alto nivel de deuda puede dar el tiro de gracia a un esquema que se cae a pedazos desde la quiebra de Lehman. Si poco o nada se ha dicho de las malas prácticas de este banco, ha sido por la manipulación mediática que instaló a Grecia como la madre de los problemas. También en la crisis griega tuvo mucho que ver Deutsche Bank.
Los balances de los bancos alemanes son el más claro ejemplo del alto riesgo que estos bancos asumieron y que hoy, cuando el tsunami comienza a llegar a sus costas, pueden implicar un abierto recrudecimiento de la crisis financiera. Si bien este es un fenómeno no deseado, comienza a cobrar fuerza producto de la debilidad que adquiere la economía mundial con datos que dan clara cuenta de una ralentización en China, Estados Unidos, Europa y los países emergentes. Y esto no sirve a un sistema financiero que debe estar siempre alentando burbujas y manteniendo a la economía en movimiento. Si el sistema se detiene, que es hacia donde vamos, provoca el colapso de la dinámica financiera por el estrellón contra el muro de los impagos (ver la magia destructiva del interés compuesto)
_______
Lea el artículo en El Blog Salmón

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin